Cuidaros para poder cuidar

 
 
 
 
 
 
#Dia2 #cuarentena #coronavirus
 
No soy nadie para dar consejos, pero he elaborado una lista de aspectos a tener en cuenta de acuerdo a las situaciones que me estoy encontrando en las últimas horas, por si le puede servir de ayuda a alguien porque #yomequedoencasa
 
1. Salid a la calle sólo para comprar lo básico (no merece la pena almacenar productos perecederos), acudir a primera hora o a la hora de comer para evitar aglomeraciones, evitar comercios con gran número de personas (los mercados municipales o comercios locales pueden estar menos concurridos que las grandes superficies que todos conocemos).
 
2. Llamad por teléfono a las personas mayores que sabeis que están solas (una breve conversación puede ayudarles en esta eterna espera a que todo pase).
 
3. Si tenéis algún familiar directo o conocido que sea positivo en #coronavirus (procurad que esté aislado a ser posible en una habitación, garaje o piso) hacerle entrega de comida y enseres básicos sin acercaros al afectado y con la protección de guantes y mascarilla correspondientes) saludaros en la distancia.
 
4. Lavaros las manos con agua y jabón nada más regreseis de la calle y evitar culquier contacto o aproximación con otras personas. Mantened la llamada seguridad de seguridad de un metro y medio aproximadamente.
 
5. Lavad bien la fruta y verdura que hayais comprado.
 
6. Tratad de mantener la calma especialmente si tenéis niños o personas sensibles a vuestro alrededor que están constantemente viendo y leyendo todo tipo de informaciones a través de las redes sociales.
 
7. Rechazad cualquier tipo de propuesta del tipo vámonos unos días al pueblo, por salir a dar una vuelta no pasa nada, vente a tomar unas copas que hay un bar abierto o veniros a la terraza de casa y comemos todos juntos. Intentad convencer a quién os hace este tipo de propuestas que recapacite ante la gravedad de la situación y que estamos ante una epidemia de gran propagación. Recordad que el miércoles de la semana pasada nos llegaba la noticia del primer fallecido por coronavirus en Valencia y que de un día para otro las cifras se disparan.
 
8. En caso de tener un familiar o persona de parentesco directo diagnosticado con coronavirus, avisad al superior de vuestro puesto de trabajo. Como medida preventiva, imponeros la cuarentena pues el virus puede tardar unos días en manifestarse y podríais expandirlo a otros compañeros y/o familiares.
 
9. Aprovechad estos días para organizar la casa, acabar aquella manualidad que dejásteis aparcada, leed esos libros que llegaron por Sant Jordi y que quedaron abandonados en la estantería, organizar las miles de fotografías y vídeos que almacenamos en los discos duros y conversad y jugad con quienes compartís viaje en la vida.
 
10. Evitad descargar vuestra ira en las redes sociales ante las barbaridades que escuchareis y vereis en relación a la epidemia del coronavirus.
 
11. Aprovechad para documentaros sobre cómo están actuando en otros países y pensad en el aprendizaje que nos está dejando esta situación sobre todo de cómo se comporta la especie humana. Ante situaciones de emergencia como la que vivimos aflora el egoísmo, la avaricia, pero también la solidaridad y el ingenio como el de cuenta cuentos y músicos que ofrecen online actuaciones desde sus casas para que entretenernos a nosotros y a los peques que tengamos alrededor de la pantalla.
 
12. Evitad el pánico pero también la indiferencia, no olvidad de dónde venimos (con reflexiones del tipo a España no nos afecta ese virus chino porque tenemos una sanidad muy buena) y dónde estamos (personal sanitario reclamando a través de las redes sociales que no acudamos a los hospitales porque estamos saturados).
 
Como podéis comprobar son reflexiones de sentido común, pero a tener en cuenta para evitar que se siga propagando. Debemos aprender de los errores y hay que admitir que no lo estamos haciendo como podíamos haberlo hecho. Personal sanitario y personal de atención al público lleva/llevamos días sin ningún tipo de protección en hospitales, colegios, mercados, manifestaciones, concentraciones, aeropuertos cuando ya teníamos los primeros casos diagnosticados.
 
 
Pensad que hasta hoy mismo, el propio vicepresidente del país, Pablo Iglesias, cuya esposa ha dado positivo en coronavirus acudía al consejo de ministros sin mascarilla, sin guardar la distancia de seguridad y rompiendo porque así lo ha considerado la cuarentena que nos están exigiendo a todos.
No hace falta ser adivino para vaticinar que las cifras se van a seguir disparando en España porque no se están haciendo las pruebas a todas las personas que empiezan a tener los primeros síntomas, tos seca y fiebre o febrícula.
 
Entre el personal sanitario hay quien sigue trabajando, doblando turnos porque no hay posibilidad de reemplazarlo. En las redes sociales, ya hay llamamientos a la falta de profesionales en hospitales como el de Igualada.
Los repartidores y empleados de los supermercados están haciendo jornadas maratonianas también, en algunos casos de 12 y 14 horas para hacer frente a la gran demana, por no hablar de la recisión de contratos de los trabajadores eventuales que por whatsapp o email les dicen que deben acudir a la oficina de desempleo personalmente para tramitar el paro, del envío a sus casas de las personas de los centros de día para mayores, entre otros.
Siguiendo los pasos de Italia, aquí también se han convocado muestras de apoyo a quienes estos días se dejan la piel por salvarnos del #coronavirus animando a salir a balcones y ventanas para lograr un sonoro aplauso de ánimo.
Os invito a seguir a periodistas como Mavi Doñate, que lleva 50 días confinada desde su corresponsalía de RTVE en Pekín, para entender mejor la situación que nos afecta aquí donde los distintos gobiernos se lanzan puñales y se plantean si a partir del lunes podemos guardar las maletas y seguir haciendo el cambio de armario.
Por cierto, os escribo estas líneas después de conocer que un familiar de parentesco directo es positivo en coronavirus. Sed responsables y consecuentes con las medidas que debemos tomar individualmente pero pensando en el interés de todos, por mucho cargo del que presumais en vuestra tarjeta de visita y por muchos ceros que se junten en la nómina.
Cuidaros para poder cuidar.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *